Gracias a la iniciativa privada, se pudo dar un alivio a las Diócesis de Guerrero: Tlapa, Chilpancingo-Chilapa y Ciudad Altamirano. Se logró enviar cerca de 1,500 sobres de pasta.